En una resolución adoptada el 14 de Marzo de 2019 (ENG), el Parlamento Europeo ha denunciado la represión generalizada y la restricción de la libertad de expresión, de reunión y de manifestación en Nicaragua. Esta resolución, viene precedida por numerosas denuncias emitidas por parte de organizaciones de la sociedad civil nacionales e internacionales ante una situación que pudo comprobar in situ una Delegación del Parlamento en Enero de este año.

En su resolución el Parlamento denuncia la ilegalización de ONGs, organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, la expulsión de organizaciones internacionales del país, el cierre y las agresiones contra medios de comunicación, las limitaciones del derecho a la información, la expulsión de estudiantes de las universidades y el empeoramiento de la situación en las cárceles y el recurso a tratos inhumanos.

El Parlamento pide, con carácter de urgencia, un diálogo interno significativo para hallar una solución sostenible y pacífica y pide al Gobierno nicaragüense que ponga en marcha “tres medidas urgentes: la liberación inmediata de los presos políticos, el cese inmediato de todas las formas de represión y la restitución de la personalidad jurídica y los bienes de las organizaciones de derechos humanos y el retorno de las organizaciones internacionales al país”.

El texto aprobado pide a las instancias competentes comunitarias la adopción de sanciones específicas e individuales, como la prohibición de la expedición de visados y la inmovilización de activos, contra el Gobierno de Nicaragua y los responsables de violaciones de los derechos humanos.